martes, 3 de agosto de 2010

CRAZY LITTLE THING CALLED LOVE




Hace mucho que no me enamoro, unos cuantos meses que, mirándolo en retrospectiva es bastante. Y no, no es que mi último-intento-de-una-relación-estable-y-medianamente-sana-con-un -ex-heroinómano-con-múltiples-depresiones-recién-salido-del-sanatorio-por-segunda-vez-y-que- había-intentado-suicidarse-con-una-sobredosis-poco-antes-de-conocerlo- me hubiera desencantado del amor color de rosa con el que mas de uno ha soñado. (Nuevamente) viendólo en retroespectiva, solo fue el siguiente eslavón de una larga cadena de relaciones condenadas desde el primer momento en que me involucro en ellas, pareciera algún tipo de patología, pero no; pues siempre me he enterado desde antes cual expuesto está todo al fracaso y mentiría si dijera que he esperado algo mas de siquiera una de ellas. En fin, a lo que va todo esto es que para lo único que me sirvió este último intento abortivo de relación fue para darme cuenta que no he sido victíma de las crueles bromas del cupido, ni que estoy pagando algun tipo de karma por alguna niña que desprecié en mis años de colegio...la realidad es simple: yo he sido el único causante de estos fracasos, yo y solo yo decidí meterme en situaciones de las que tan sólo podría salir mal librado y solamente yo decidí enamorarme. Es asi como cada vez me convenzo más que el amor no es otra cosa que un estado mental; nuestro cerebro cede y entonces decide darle a otro ser humano el privilegio de estar presente en cada uno de nuestros pensamientos por un lapso de tiempo, y de hacerlo responsable (muchas veces por un lapso de tiempo incluso mayor) de buena parte de nuestros actos e incluso decisiones. ¿que diferencia hay entre una persona a la que uno desea únicamente de manera sexual de otra de la que uno está enamorado y que quizás no desee ya tanto? es simple, la decisión que hemos tomado previamente; la orden que le hemos dado ha nuestro cerebro para que sucumba ante esa infalible trampa de la naturaleza que nos obliga a producir químicos que nos dopan, nos vuelven ciegos, violentos, estúpidos y que nos llevan al paraíso y luego al infierno en cuestión de segundos... todo con el fin de concluir en el apareamiento "natural" y evitar asi la extinción de nuestra especie...suena como un plan macabro, y de hecho lo es.

La mayoría del tiempo culpamos al "amor" de traernos sufrimientos y demás, pero somos los únicos responsables de ellos, especialmente nosotros; los que no procreamos por que nos gusta tirarnos a los de nuestro mismo sexo, en ese sentido el amor es casi una abominación pues no tiene fin práctico alguno...
y entonces convertimos al amor en una especie de excusa estúpida "para evitar la soledad" o simplemente para alimentar esa especie de adicción masoquista que crean las relaciones tanto hetero como homosexuales y que nos hace pensar que el próximo "si es" o que hay que "disfrutar del bueno mientras llega el mejor" todo por esa patraña de la sociedad que siempre ha mostrado al que vive solo como el principal looser y que es imposible conseguir un final feliz sin el principe o la princesa al lado, asi te muela a golpes o te sea infiel.

Entonces decidí experimentar a no enamorarme, (de nuevo di una mirada en retroespectiva) y me di cuenta que la excusa que yo elijo es siempre la misma: me enamoro de alguien para olvidar el anterior y asi sucesivamente... me bastó revisar mi historial desde hace unos cuatro años: antes de entrar a la universidad estaba tragado de William, el metalerito que conocí por internet con mas musculos que cerebro y que no era mas que un heteroconfundido. Afortunadamente(!) entré a la universidad, entonces me tragué de Andrés, por 2 años! lo único malo es que el man era hetero, el suplicio masoquista que mi romance unilateral representaba llegó a su final gracias a un relación virtual que mantuve por casi mas de un año, uno creería que sólo en la vida real las amistades se arruinan cuando pasan a ser relaciones, pero no, en las amistades virtuales también puede pasar. Pero bien, se podía decir que cada vez iba avanzando, pasé de una relación virtual por fin a una real; Leonardo era un bacán cuyo unico defecto era su pasado de maltrato fisíco por parte de sus padres que lo llevaba a buscar relaciones donde también fuera maltratado de la misma manera nuevamente le dí a mi cerebro la maldita orden, y terminé en el barco con las maletas listas, pero sin darme cuenta que ya había zarpado sin mi.

Finalmente vino mi tocayo, el man que se llamaba igual a mi,e scuchaba las misma música, admiraba los mismos músicos, jugaba los mismos juegos, jamás pensé que existiera alguien tan parecido a mi...debía ser mi alma gemela..crasso error! a esas alturas ya estaba harto de los videos, los ralles, las preocupaciones, la rabia, y las frustraciones, (además que comenzaba a cuestionar fuertemente mis gustos en cuestión de manes) entonces dije no más! y heme aquí trás 4 años, rehabilitado del amor y ya llevo 3 meses completamente sobrio... lo único malo es que como cualquier adicción siempre estará ahí, como un animal amenazante, entre las sombras, escondido entre la música de planchar y las baladas metaleras de los 80´s, entre las comedias romanticas y las telenovelas mexicanas, entre las películas gay ( y hasta en las porno!) afortunadamente de todas las anteriores me salvo yo - bueno está bien ni de las baladas metaleras ni de las porno- pero lo que soy yo, me esconderé tanto tiempo como pueda, armé mi trinchera (por primera vez sin espera que nadie la derrumbe) y huiré tan lejos como me sea posible.

3 comentarios:

::: DominArte, Cine para Mentes Diversas ::: dijo...

Viejo,

Excelente post, me recuera a mi mismo, sobre todo en la parte de enamorarse de un Hétro en launiversidad y adorarlo, en mi caso uno de mis, ajora, mejores amigos.

y ni que de hablar del metacho, a quien conocí en un grupo rockero gay... en el que he conocido a muchso otros grandes amigos, algunos de ellos más que eso...

a mi actual compa de aprtacho y sobretodo a mi adicción actual y futura, mi koala...

men suerte con este camino y ojalá la adicicón al amor te dure para toda la vida...


NOTA:

El exceso de amor puede ser perjudicial para la salud...

la falta de él es la muerte.

homorocker dijo...

¿moriré entonces? jeje x q el post habla de hecho es sobre ese proceso de rompimiento frente a uan necesidad que los mismos humanos nos ehmos inventado, no sé..estoy probando creo q el amor -al menos el de pareja- no es tan indispensable después de todo.

Alexander Van Mayhem dijo...

Pues ya somos dos, yo en realidad tengo la firme creencia de que el amor solo es una estafa neuroquimica que afecta nuestra razon y cuerpos, y ps ta bien yo ya llevo 9 meses rehabilitado sin intencion de recaer en el vicio, viviendo feliz dentro de mi doncella de hierro