sábado, 28 de marzo de 2015

Peli: "Brotherhood" Amor homosexual entre la violencia neonazi.




Aún recuerdo la primera vez que ví esta película, en compañía de un grupo de amigos asistimos a un festival de cine independiente en el centro de la ciudad, completamente "a ciegas" y sin saber que película estarían pasando. Practicamente era el único plan que nos quedaba, era martes en la noche, la ciudad estaba muerta y llovía a cántaros, fuimos por el simple hecho de evitar el fracaso de un reencuentro y por que simplemente no queríamos llegar temprano a casa. Gran sorpresa nos llevamos, pues no sólo se trataba de una película de temática homosexual sino de una buena película (cosa que como ya he mencionado en post anteriores a veces es difícil de encontrar en el género).

Lo primero que llama la atención de Broderskab (nombre original del filme muy útil para evitar la confusión con otro filme de temática gay pero sobre vampiros y que también tradujeron como "la hermandad") es el conflicto que aborda: esta película danesa narra la historia de Lars, un joven de 22 años que se une a un grupo de ultraderecha, de esos que por desgracia aún persisten en nuestros tiempos y cuyos objetivos provienen de oscuros periodos en donde se buscaba aniquilar cualquier tipo de diversidad humana en pro de valores de conservación de razas, creencias y por supuesto, preferencias sexuales.




Es así como muy convencido de sus "ideales" de supremacía Lars conoce a Jimmy, otro miembro del grupo con el cual no tendrá mucha empatía al comienzo quizás por la creciente tensión sexual que entre los dos comienza a desarrollarse. El tema  de la homofobia en los Nazis no es una temática que haya sido tocada pocas veces, sin embargo brotherhood no solo aborda esta problemática, sino que además presenta un retraro de las relaciones humanas, una reflexión sobre el como nos vemos a nosotros mismos desde muchas perspectivas - entre ellas la sexual- mientras muestra el horror de estas prácticas y abre una ventana a los modos de vida e interacción que se da al interior de estas comunidades.



Hablar más sobre la película sería redundar, hay que resaltar la actuación de los protagonistas asi como el ritmo llevado por parte del director Rasmus Birsch y es que trasnmitir la tensión que produce la transgresión creada por el amor que surge de manera inesperada entre los dos jóvenes no es fácil, especialmente cuando la empatía con el espectador debe ser presentada desde la contradicción que presentan los ideales y acciones de sus protagonistas.



Una película sin mayores pretenciones que evidenciar un conflicto del que la sociedad es consicente, pero que prefiere creer extinto, nos e queda sólo en contar la historia sino que genera una reflexión acerca de las creencias del ser humano su conexión con nuestros sentimientos y por que no, la estupidez de las primeras en relación con los segundos. Espero que se lleven la misma sorpresa que me lleva la primera vez que la ví y que me ha llevado a repetirla en varias ocasiones, no sólo como una historia de amor excepcional sino además  como documento histórico de una realidad que aún palpita en neustra sociedad.

No hay comentarios: