viernes, 3 de junio de 2016

"Acá no se pueden besar ,esto no es un bar gay, es un bar de rock "

Chapinero es una zona céntrica de Bogotá, abarrotado de locales comerciales, bares y restaurantes. Con el paso del tiempo, se ha convertido en una zona frecuentada por la comunidad con orientaciones sexuales diversas. Allí fui a mi primer bar gay por ejemplo y aún hoy en día se sigue pensando en chapinero como un lugar incluyente y respetuoso con la comunidad LGBTIQ, pero recientes hechos demuestran lo contrario.





En abril pasado una pareja de mujeres ingresó a un bar de rock en una de las zonas de fiesta de chapigay, un antiguo establecimiento de rock clásico que se encuentra flanqueado por locales con banderita arcoiris y al que yo asistía hace un buen par de años pero al que decidí no regresar, con sorpresa me entero de que el hecho que le había ocurrido a un par de amigos míos en aquel entonces hoy en día se repetía de nuevo: mientras las dos mujeres se daban un beso el dueño del sitio se acercó y les dijo que se tenían que retirar que eso "no era un bar gay sino un sitio para parejas" al leer la noticia me produjo una gran sorpresa, especialmente por que eran las mismas palabras que el dueño les había dicho a mis amigos hace unos 6 o 7 años.

En aquél entonces reímos con la anécdota, pensamos en lo valientes que habían sido mis dos amigos al "desafiar" las reglas del establecimiento (se siguieron besando cuando el dueño no los veía") pero el asunto quedó olvidado cuando en el bar de enfrente conocimos a un nuevo dueño que no ponía problema con las manifestaciones de afecto y del cual nunca salimos hasta que este lo cerró porque se iba del país.

Me parece inverosímil que tales cosas sigan sucediendo hoy en cualquier parte de la ciudad, pero aún más en Chapinero, cuantas veces hemos ido a dejar nuestro dinero en esos sitios y nos reciben alegremente, pero cuando nos queremos dar un beso o tomarnos de la mano lo único que nos ofrecen es discriminación y rechazo? Hace poco hablaba con una lectora del blog que conocí por casualidad en el marika fest y me contaba lo aliviada que se sentía de tener un toque de metal y hardcorepunk marika, en tonó de chiste me decía que se había "vuelto demasiado fresa" porque no existían espacios así para los que eramos disidentes de lo heteronormativo.

Y es algo totalmente cierto, aquí y en muchos países del mundo. Tenemos que relegarnos a las discotecas con música que no nos interesa escuchar y pagar el triple o cuádruple por una cerveza y si se nos ocurre ir a un bar de rock nos toca conformarnos con mirarnos a los ojos o besarnos mientras el dueño no nos ve. Hasta cuando vamos a soportar la discriminación y el rechazo? si esto ocurre en las zonas de mayor aceptación, que se puede esperar del resto de la ciudad? si es un bar de rock no pueden entrar gays por que estamos condenados a escuchar solo a lady gaga?.

En la noche del sábado 21 de mayo 4 mujeres Trans y la pareja de una de ellas, fueron agredidas por agentes de la policia del CAI de Lourdes en Chapinero, dos de ellas defensoras de Derechos Humanos, es imposible para mi pensar que cada vez que guardamos silencio, que nos damos un beso cuando el dueño no nos ve, que nos tomamos de las manos debajo de la mesa o que simplemente decidimos entrar al antro a escuchar la música que no nos gusta y pagar la cerveza tres veces más cara sólo por que "ahí si nos aceptan" estamos legitimando estos actos de violencia: una expulsión de un bar por besarse, una negación a entrar por estar vestidx como rockero, un golpe de un policía en plena plaza pública. 

Por eso es tiempo de levantarnos contra esas prácticas y dejar de estarlas avalando, no más segregación y rechazo, como menciona el el abogado y activista Mauricio Albarracín   “a ninguna pareja, ni homosexual ni heterosexual, se le puede expulsar de un establecimiento por manifestaciones de afecto“. Nuestros derechos han sido luchados por años y es nuestro deber hacerlos valer, esto quedó manifestado en la acción que las mujeres ejercieron en el bar y del que nació la campaña #YoEntro. Una besatón en el mismo sitio donde fueron discriminadas y que planteo una reflexión frente a estos actos de violencia que lo único que hacen es dividirnos cada vez más y perpetuar una sociedad sin reconciliación y nada incluyente, especialmente en un país que ha sufrido el conflicto y el flagelo de la guerra por tantas décadas.



Este sábado en la misma plaza de Lourdes se realizará un plantón a las 4:00 pm en protesta contra la violencia ejercida por la policía contra las mujeres trans, no podemos seguir guardando silencio frente a estos actos, ha llegado la hora de actuar.


3 comentarios:

LeNoK dijo...

Es tenaz.... no sólo nos enfrentamos a la discriminación por parte de establecimientos"heteros" sino que también se nos juzga y discriminan en establecimientos dirigidos. Nuestra comunidad es una lastima

@loloelrolo dijo...

Yo he dejado de frecuentar bares gay porque no vive en Chapinero y fijate que paradójicamente en espacios de socialización no gay como la bodeguita del bbc o algunos bares o sitios así, donde he ido con mis últimos levantes (por no otorgarles el mote de novios) y no me han dicho absolutamente nada. Nos hemos besado, hemos estado tomados de la mano y nadie ha dicho ni mu. Me alegra mucho verte escribiendo en el blog de nuevo.

Anónimo dijo...

faltan bares rockeros gay
somos muchos los rockeros que somos gay y que queremos un espacio igual
en los sitios de citas tambien se descrimina cuando pones que eres rockero
y te dicen que hace un rockero aca si todos aman a lady gaga o madonna
o te ven como bicho raro
gente tambien hay rockeros que son gay entiendan eso